Adivinando el arte del mañana

El sitio www.artelista.com publicó este artículo referido al arte en general, y que por lo tanto sirve para reflexionar sobre cada arte en particular, incluida la joyería, que con sus características particulares que la vinculan también al diseño y a la artesanía, acompaña los vaivenes y cuestiones de las otras disciplinas artísticas, además de las propias. La pregunta eje sería ¿Todo es arte? Específicamente, nosotros podemos preguntarnos: ¿Todo es joyería contemporánea, o de autor, o de arte?

Adivinando el arte del mañana

Van Gogh murió en la más absoluta pobreza sin haber vendido más que unos pocos cuadros en toda su vida, Picasso cosechó triunfos desde el momento en que puso el primer pie en Francia, Spencer Tunik se ha hecho famoso consiguiendo que miles de personas posen desnudas y juntas para sus fotografías y a Demian Hirst nadie lo entiende pero compran sus obras por millones. Y todo ello es consecuencia de una pregunta para la que, en definitiva, aún nadie ha conseguido alcanzar una respuesta que siente cátedra: ¿qué es el arte? Un concepto cuyas directrices estéticas han variado con el paso del tiempo y que conlleva el misterio de no saber qué deparará el futuro a lo aceptado en la actualidad

Las corrientes históricas, de la clase que sean, por lo general poseen un carácter pendular: a un movimiento le corresponde un opuesto, como una forma de “desintoxicación” de aquello que ha acabado saturando. Y el arte no es una excepción a esta regla. Así, al Renacimiento, por ejemplo, le siguió un estilo calificado de “opulento”, frente al clasicismo del primero: el Barroco, que cargará al final de su andadura las tintas en el excesivo Rococó ( seguido del depurado Neoclasicimo y etcétera ). Esto implica, en términos artísticos, una variación importante en el gusto estético que encamina las preferencias de público y, en menor medida, crítica, y la posibilidad más que segura de que lo que es considerado válido en una época sea desechado en otra, precisando para su “recuperación” de la claridad que implica el paso del tiempo ( normalmente unos cuantos siglos ). Además, y esto quizá sea lo más interesante de esta circunstancia, no es posible para un contemporáneo saber en qué quedaran finalmente en el futuro las obras ensalzadas como arte en su presente.

Cuando a Miguel Ángel le dijeron que no…

En la actualidad es impensable para cualquiera de nosotros denostar el trabajo del famoso Miguel Ángel, reconocido por el tiempo como maestro de la pintura y uno de los mejores escultores que ha dado la Historia del Arte. Sin embargo, no siempre fue así y pocos pueden imaginar que, en un primer momento, una de sus obras cumbres fue rechazada: los frescos realizados para la Capilla Sixtina, en particular su Juicio Final. El motivo hoy día se nos puede hacer extraño, dado que nosotros sólo vemos una obra cumbre del clasicismo, pero, en la época, acusarían al artista de pecar de falta de “decoro” en las imágenes representadas. Un concepto que ha caído en desuso, por lo menos en cuanto al sentido adquirido en el s.XVI ( moral y no formal ) se refiere: la necesidad que debían tener las manifestaciones plásticas de adecuarse al entorno para el que estaban concebidas y al tono, veracidad y finalidad última del tema escogido. Esto es, si uno iba a pintar los frescos para una capilla debía abstenerse de representar desnudos, entendidos como poco aptos en la época de Miguel Ángel para un lugar sagrado ( porque podían “despistar” al fiel de la intención catecúmena buscada y no se correspondían con los sagradas escrituras ) pero sí válidos para otros espacios. No es el único caso, véase si no las famosas pinturas de gabinete del s.XIX: cuadros para disfrute personal que se escondían al ojo visitante y que, sin embargo, en la actualidad se exponen en los museos ( caso de la Maja desnuda ).

El arte ¿debe ser bello?

El ideal clásico de perfección artística respondía en la Antigüedad a unos parámetros de simetría, proporción y, en conjunto, armonía. Muchos siglos después, los expresionistas desarrollarán hasta el límite el concepto de “feísmo” ( introducido ya en el Románico ) en el arte de vanguardia del s.XX. En ambos casos, las piezas resultantes han terminado siendo englobadas bajo el adjetivo de “arte”. Lucien Freud acaba de convertirse en el artista vivo mejor pagado del mundo gracias a una obra que responde muy bien a este estilo, una forma de visión artística no comprensible tal vez por todo el mundo. Y es que aún para muchos el arte debe responder a la belleza. Pero olvidamos que, al tiempo, esta misma idea ha variado con el paso de los siglos porque ¿son bellas las rotundas mujeres de Rubens? Quizá hoy no, pero en su momento lo fueron. Y es que el arte no puede quedar reducido a una idea limitada porque, en sí mismo, abarca el mundo entero y todas las formas posibles de concebirlo.

El cajón de sastre actual

Si trazamos una línea estilística que resuma los grandes movimientos artísticos de la historia podremos comprobar su definición en la preponderancia de uno por época, dos a lo sumo. Y llegamos a la contemporaneidad y nos encontramos con una falta de decisión, con un “todo vale” en el que podemos encontrar la mayoría de los movimientos previos posibles aceptados, desarrollados e imitados hasta la saciedad. Una especie de indeterminación, de falta de crítica y originalidad, que implica la aceptación de casi cualquier cosa. No es sólo una cuestión de cambio en las actitudes sociales y en la moralidad o religiosidad imperante en un momento determinado, factores como la aceptación masiva que elimina cualquier posibilidad de disensión, el marketing, el volumen de obra o la falta de conocimiento son los responsables de que, en determinados casos, hayan llegado hasta la actualidad obras que no merecen el calificativo de “arte”, aunque, en última instancia, no seremos nosotros los que decidamos sino el día de mañana quien las ponga en su lugar ( para bien o para mal ).


Anuncios

1 Response to “Adivinando el arte del mañana”


  1. 1 joaquin de loera octubre 17, 2012 en 2:10 am

    Y que tiene que ver la joyeria con el arte?
    No tiene el mismo status.
    La joyeria es una manifestacion artistica, nada mas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Ir a la página de Joyería Contemporánea Argentina

J.A.

Artículos


A %d blogueros les gusta esto: